IGAFAR recibe al neurocirujano José Joaquín Puello Herrera como socio Honorifico

igafar
Facebooktwitterrss

 

Santo Domingo, RD.-El Instituto de Generales y Almirantes de las Fuerzas Armadas en Retiro, (IGAFAR) recibió como socio Honorifico al neurocirujano dominicano, José Joaquín Puello Herrera, en el acto de celebración de su 3ra. asamblea general ordinaria, realizada en la Sede de la entidad en el edificio de la Hermandad de Pensionados.

Al galeno le tomó el juramento el Mayor General Abogado ® Luis Enrique Rosario Lorenzo, ERD, mientras que el presidente de IGAFAR, el Mayor General Paracaidista ® Rafael E. Betances Nivar FARD, le entregó los Estatutos, placa para vehículo, gorra e imposición del PIN.

Para el ingreso del doctor Puello Herrera la comisión que evaluó el expediente, encabezada por el Mayor General ® Carmelo Antonio Antiguo Them ERD, ponderó el mismo es una persona distinguida de la sociedad civil, con altas calificaciones ciudadanas, se proyectó siempre como amigo sincero de las Fuerzas Armadas, con una hoja llena de vocación de servicio a lo largo de su ejercicio profesional, amistad con oficiales de altos rangos de las FFAA, además, miembro activo de los Auxiliares Navales Dominicanos, Neurocirujano del Hospital Militar Dr. Enrique W. Litigó  Ceara, E N.

También entre las ponderaciones, de acuerdo a la Resolución número 3 del IGAFAR, se señaló que este fue condecorado con la orden de Duarte, Sánchez y Mella en el Grado de Caballero por servicios prestados a la comunidad en el año 1974, así mismo,  con igual orden en el grado de oficial en el año 1986 por méritos deportivo, de igual manera, vocación de servicio y espiritu de filantropía, también grandes reconocimientos por sus aportes a la salud de las personas, presidente Advitan del Comité Olímpico Dominicano, reconocimientos nacionales e internacionales por las obras realizadas, tanto en la actividades científica como en deportes y reconocido a todo lo largo y ancho de la República Dominicana.

Habla Puello Herrera

“He servido con muchísimo orgullo a las FFAA durante 49 años como médico militar, he sido médico militar con mucho orgullo y además espero seguirlo siendo”.


Soy yo quien le debo un reconocimiento a las FFAA porque el Ejercito dominicano me dio mi primer empleo cuando siendo un joven médico llegue desde los Estados Unidos un primero de enero del año 1970, sin dinero, con dos hijos y esposa, ni casa, con 90 dólares en los bolsillos y no me da vergüenza decirlo porque yo no recibí ninguna herencia de mis padres,  y el día siguiente recibo mi primer empleo, el glorioso ERD

“Es que vine cargado de ilusiones queriendo ofrecer a mis país lo que había aprendido como médico, pero realmente fue el Ejercito de Republica Dominicana quien me recibió, no tenía dinero, no tenía casa, no tenía vehiculó, apenas y no me da vergüenza decirlo tenía en mis bolsillo 90 dólares y fue el Ejercito quien me recibió  y empecé a trabajar en el viejo hospital Litigó  Ceara, aquí están muchos compañeros de esa época, de la vieja guardia del hospital, por lo tanto repito yo me siento en mi casa, me siento entre mis compañeros, entre mis colegas, por esa razón mi querido general Bentances usted no se imagina lo que eso significa para mi Yira, mi esposa, mis hijos y para mí en particular que todavía podemos creer es posible que en una nación como esta dar de uno mismo aun sin esperar nada a cambio, por eso muchísimas gracias a ustedes por este reconocimiento.


En todo actividad de un ser humano, y sobre todo en una institución militar como la Policía Nacional, uno obtiene una series de atributos que le entran por osmosis como decimos en medicina,  yo recibí de mis colegas y compañeros, oficiales caballeros o no,  oficiales subalternos , personal de enfermería, enfermeros,  de las muchachas de las salas de operaciones de la sala del hospital, yo recibí una enseñanza, recibe la enseñanza de que es posible avanzar con honor y lealtad, y la lealtad es uno de los atributos del Ejercito dominicanos.


En los años que he servido la Fuerza Aérea Dominicana, aprendí de ellos es posible estar en el aire y desafiar el reto de volar,  hasta tal punto que yo le tenía miedo a volar y aprendí a volar en el Escuadrón de Combate de la FARD bajo el auspicio de un gran amigo, el general de brigada Frank Álvarez López, pero más aún, aprendí de mis amigos de la Armada que el honor vale mucho y uno enfrentar el desafío en el mar eso conlleva una gran responsabilidad en el oficial y el marinero que se lanza al mar a hacer su labor, de mis amigos de la Policía Nacional, aprendí durante todos esos años alrededor en el hospital, del sacrificio de nuestros hombres de calles, el sacrificio de todos los días, enfrentando al delincuente, el tratarnos  cuidarnos a todos nosotros, lo que quiero decir con esto, aprendí de ustedes en casi estos 50 años de ustedes.


Por tanto hoy en nombre de mi familia, la de ahora y la anterior, a la familia de los generales José Joaquín Puello, Eusebio Puello, Eleuterio, todos los que sirvieron en el nacimiento de nuestra nación.

Mayo 2019

Comparte!

Facebook Comments

Deja un comentario