Empresarios alemanes en Cataluña: “Decisiones unilaterales e ilegales ponen en peligro nuestras inversiones”

Empresarios alemanes en Cataluña: “Decisiones unilaterales e ilegales ponen en peligro nuestras inversiones”
Facebooktwitterrss

Empresarios de habla alemana en Cataluña se posicionan respecto a los posibles efectos de la crisis de gobierno para sus empresas e inversiones: “Es necesario pactar y escuchar a los 7,5 millones de catalanes”.

En medio de la crisis política catalana, el Círculo de Directivos de Habla Alemana de Cataluña saltó recientemente a las portadas de la prensa española por el choque protagonizado por uno de sus miembros en un evento junto con el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent. Hasta ahora, este gremio de empresarios alemanes mantuvo una posición neutral sobre el proceso independentista. DW habló con su director, Albert Peters, sobre las consecuencias que podría tener para ellos y sus empresas.

DW: Desde la perspectiva de la comunidad empresarial alemana en Cataluña, ¿cómo se ha vivido este último año tan turbulento?

Albert Peters: Sobre todo con muchísima preocupación. Para nosotros, la situación no ha sido nada fácil y, tal y como se demostró el año pasado, todavía no vemos hacia dónde evoluciona esta situación. Por supuesto que apoyamos totalmente a Cataluña como región de España. En este contexto, pedimos que la seguridad jurídica sea aceptada como base para nuestras inversiones.

Este proceso se transmitió en parte a la prensa internacional como un “grito de libertad” y parecía que el conflicto venía provocado por España…

Es importante explicar que nuestro Círculo de Directivos de Habla Alemana tiene una opinión clara en este punto: apoyar las negociaciones entre los distintos grupos. Si hay un conflicto -y si hay dos millones de personas que piden algo- hay que hablar. Pero también hay que respetar que haya otros grupos que defienden otra opinión. Eso es lo único que pedimos. Nunca nos hemos declarado a favor o en contra, solo nos hemos pronunciado en contra de decisiones unilaterales o ilegales. Esto no podemos aceptarlo porque está poniendo en peligro nuestras inversiones.

La chispa saltó en el círculo cuando el empresario Karl Jacobi le espetó al presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, que votaría por que fuesen todos a la cárcel. ¿Cómo ve el futuro inmediato de este conflicto?

Creo que, en una discusión, cualquier posición extrema no sirve para nada, no llega a ningún punto. Si se quiere buscar una solución, hay que sentarse con tranquilidad, intercambiar opiniones, aceptar, escuchar y, al final, pactar y llevar a cabo acuerdos. Este es el camino que tenemos que seguir. Normalmente nuestro círculo no suele pronunciarse de una forma tan drástica. Creemos que debemos trabajar con tranquilidad, con confidencialidad, y no solemos manifestar públicamente nuestras opiniones. Pero, a veces, no podemos evitar transmitir nuestra opinión y entonces chocamos contra un grupo u otro. En enero, yo tuve un enfrentamiento con los constitucionalistas y esta semana chocamos contra el grupo de los independentistas. Eso demuestra que tenemos una opinión bastante equilibrada pero, como digo, el enfrentamiento nunca sirve para nada.

Actualmente hay un estancamiento en cuanto a la formación de Gobierno en Cataluña. ¿Qué consecuencias tiene para los intereses económicos del empresariado alemán?

Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán, en una reunión parlamentaria.

Hasta ahora no tenemos Gobierno en Cataluña, solo tenemos un Parlamento y un presidente del Parlamento que quiere trabajar en el marco de la Constitución Española. Eso lo agradecemos muchísimo y, desde nuestro Círculo, hemos transmitido siempre oficialmente que tenemos plena confianza tanto en la persona como en la institución. Sin embargo, en ese mismo contexto, también hemos pedido que escuchen las preocupaciones de la población y, por supuesto, de los 7,5 millones de catalanes y no solo de un grupo en concreto.

Además de una crisis política, el proceso independentista también ha generado cierta fractura en la sociedad catalana. ¿Cree que este problema será solucionable a corto plazo?

Bueno, creo que es solucionable. No sabría decir si a corto plazo, pero está claro que hay que empezar. Si no empezamos ya, tardaremos mucho más en solucionarlo.

¿Se atreve a hacer un pronóstico de futuro sobre lo que puede suceder en los próximos meses?

Para nosotros es importantísimo que se forme un Gobierno estable en Cataluña. Después de eso, estoy convencido que los representantes políticos se sentarán con miembros del Gobierno de España para hablar. Si llegan a acuerdos, perfecto. Pero, para eso, hay que ser consciente de que el hecho de que hablen no significa que se cumplan los deseos de todos. Siempre hay que pactar. Es la base de cualquier compromiso. Cada parte tiene que ceder para pactar al final. Por eso tenemos la esperanza de que en las próximas semanas se encuentre una solución para formar Gobierno en Cataluña y con esto podremos trabajar, como región de España, a favor de todos los catalanes.

 

Cuando observamos todo esto desde fuera del país, a veces nos da la impresión de que a la política española –y catalana- le resulta muy difícil negociar…

Está claro que política siempre es un escenario para pactar. Creo que en Madrid también hay muchísimos partidos que hablan de este tema. Que cueste es una cosa, pero algún día habrá que hacerlo. Algún día habrá que llegar a alguna solución. No sabemos cuándo pero la habrá.

Para terminar… ¿Qué desearía para el futuro del Círculo de Directivos de Habla Alemana en esta legislatura?

Que todos los catalanes aquí en Cataluña luchasen juntos por una Cataluña fuerte.

José Gayarre (MS)

Comparte!

Facebook Comments

Deja un comentario